Notas y Noticias de Vetas

Noticias y notas del mundo cultural

Nombre: pedsarod
Ubicación: santo domingo, Dominican Republic

19.4.07

Hemingway y Dietrich: Una pasión imposible

Enest Hemingway en el Caribe

Marlene Dietrich en los años cincuenta

SE CONOCIERON EN 1934
Hemingway y Dietrich, una pasión imposible
'Te amo, te abrazo con fuerza y te beso con intensidad', escribió el escritor a la artista
Hemingway calificó la relación a un amigo como una 'pasión no sincronizada'
.
KATE CONNOLLY
BERLÍN.-
Para él, ella era su "pequeña Kraut (algo así como alemanota)" o "hija"; para ella, él era simplemente "papá". El amor a primera vista se produjo cuando se conocieron a bordo de un transatlántico francés en 1934.
.
Un conjunto de 30 cartas y telegramas inéditos del escritor estadounidense Ernest Hemingway a la actriz y cantante alemana Marlene Dietrich, que acaban de publicarse por primera vez, revelan la profundidad de la pasión que sentían el uno por el otro, aunque la suya fue una relación que jamás llegase a la cama, por mucho que sus protagonistas tuvieran fama (no siempre justificada) de grandes amantes.
.
Hemingway y Dietrich comenzaron a escribirse cuando él tenía 50 años y ella 47, y mantuvieron un estrecho contacto hasta el suicidio del escritor en 1961. Pero jamás llegaron a consumar su amor, a causa de lo que Hemingway calificó de "pasión no sincronizada".
.
Aunque no se trató de una relación física, no cabe duda de que los dos dominaban el arte del flirteo. En una carta con fecha del 19 de junio de 1950, escrita a las 4.00 horas, Hemingway escribió lo siguiente: "Eres tan hermosa que van a tener que hacer tus fotografías para el pasaporte de tres metros de altura", tras lo que continúa con una pregunta. "¿En que te gustaría trabajar de verdad? ¿En romper el corazón de todos los hombres por 10 centavos? Sabes que siempre podrás romper el mío por cinco centavos, y aun así te devolveré la moneda". Otra vez escribió: "No puedo explicar por qué cada vez que te he rodeado en mis brazos me he sentido como en casa". Termina la carta en un clímax casi insoportable diciendo: "Te amo, te abrazo con fuerza y te beso con intensidad".
.
En 1951, Hemingway escribió a Dietrich una carta desde el calor tropical de Cuba, donde intentaba escribir 'El viejo y el mar'. "El calor era demasiado intenso como para hacer el amor, si es que te lo puedes imaginar, excepto bajo el agua. Y eso es algo que nunca se me ha dado bien".
.
Encuentro fortuito
La correspondencia ha sido publicada ahora por la Biblioteca Kennedy de Boston, por orden de la hija de Dietrich, Maria Riva, que quería que las cartas saliesen de la oscuridad cuando se cumpliesen 15 años de la muerte de su madre (en mayo de 1992).
.
Tom Putnam, director de la Biblioteca Kennedy, explicó el valor de las misivas ahora desclasificadas: "Al combinar la correspondencia cruzada de Dietrich a Hemingway, podemos completar la historia de una destacada amistad entre dos individuos excepcionales".
.
La pareja se conoció en 1934 en la lujosa cubierta del Ile de France, cuando Hemingway regresaba a Key West vía París tras un safari por el este de Africa, y Dietrich viajaba de regreso a Hollywood tras visitar a unos parientes en la Alemania nazi. Aquél fue uno de sus últimos viajes a casa.

Mucho tiempo después, Hemingway reveló a un amigo por qué creyó que la relación no se había llegado a consumar nunca. "[Fuimos] víctimas de una pasión no sincronizada. En los momentos en que mi corazón se hallaba disponible, mi Kraut se encontraba inmersa en alguna tribulación romántica; en las ocasiones en que Dietrich salía a la superficie a navegar con aquellos fabulosos ojos en busca de alguna isla, yo me encontraba sumergido".

Se está estudiando la posibilidad de recopilar toda la correspondencia en un libro, incluyendo las 31 cartas de Dietrich a Hemingway. En una de ellas, que data de 1951, ella se dirige al escritor como "Mi querido papá", y continúa así: "Creo que es un momento excepcional para decirte que pienso en ti constantemente. Leo tus cartas una y otra vez, y les hablo de ti a unos cuantos amigos. He cambiado tu fotografía de sitio, la he puesto en mi habitación y la miro con creciente sensación de impotencia".
.
Sus misivas revelan sus inseguridades y miedos, y con frecuencia tocan la lucha eterna de Hemingway en contra de la depresión. "Toi et moi hemos atravesado momentos de lo más amargos», le escribió él en junio de 1950. «Y no me refiero únicamente a la guerra. Las guerras son lo de menos. Pero la vida, en general, es la parte más dura".
.
Dietrich no ocultó su desagrado por las relaciones físicas. En ese sentido, no habría sido mala pareja para Hemingway, a pesar de su reputación de mujeriego. Refiriéndose a su cuarta esposa, Mary Welsh, en una carta de 1950, escribió: "Mary sigue siendo en la cama la mejor mujer que he conocido nunca. Evidentemente, mi experiencia con otras es limitada, y, además, soy vergonzoso por naturaleza".
---
Ir a la portada de Vetas Digital:

Floriano Martins / Entrevista

Floriano Martins


El incansable poeta y promotor cultural Floriano Martins es entrevistado por su compatriota brasileño, el también poeta y periodista Álvaro Alves De Faria.
.
FLORIANO MARTINS: POR EL MUNDO

Álvaro Alves de Faria
.
Traducción del portugués: Marta Spagnuolo


Floriano Martins es poeta, editor, ensayista, traductor, especialista en literatura hispanoamericana, sobre todo en poesía. Lleva publicados varios libros de poesía, a partir de 1995, desde Cinzas do Sol, pasando, entre otros, por Sábias areias, Alma em chamas, Extravio de noites, hasta llegar a Estudos de pele, en 2004. En el exterior publicó Cenizas del sol (Costa Rica, 2001), La noche impresa en tu piel (Venezuela, 2006), y Tres estudios para un amor loco (México, 2006).
Nació en Fortaleza, donde vive. Edita con Claudio Willer la revista electrónica Agulha (www.revista.agulha.nom.br), que se tornó una referencia obligatoria para quien toma la literatura en serio. La actividad central de su vida es promover la literatura brasileña, especialmente la poesía, fuera y dentro del país, mediante publicaciones, libros, conferencias. No para. Es un agitador.

AAF Floriano, ¿qué proyectos estás desarrollando este año para promover la literatura brasileña en el exterior?

FM Además del trabajo habitual que llevo a cabo con Claudio Willer a través de la revista Agulha, me estoy ocupando de ediciones especiales de revistas impresas fuera del país, dedicadas al Brasil: en 2006 tuvimos todo un número de la revista Poesía, de Venezuela, y ahora acabo de entregar a la revista El Búho, de Ecuador, una nueva selección de textos de brasileños, en prosa y verso. También acaba de salir en España una antología con 25 poetas, preparada por mí y José Geraldo Neres. Fuera de esas ediciones especiales, nuestros escritores son divulgados, sobre todo, mediante entrevistas que realizo para diversas publicaciones.

AAF ¿Cuáles son esas publicaciones?

FM Son revistas de gran importancia en el ambiente hispanoamericano, como las colombianas Común Presencia y Punto Seguido; las mejicanas Alforja, Blanco Móvil y Archipiélago; la costarricense Matérika; etc. - todas ellas impresas. Destaco aquí dos ejemplos: Alforja ya dedicó una edición entera a la poesía brasileña, preparada por mí, y también organicé, para Blanco Móvil, ediciones enteramente dedicadas al Brasil, Portugal y Venezuela. Éstas son las más frecuentes, con las cuales inclusive hemos definido la publicación paralela de libros. Destaco también, entre las virtuales, la portuguesa TriploV, que es una asociada fija; allí comparto con la directora, Maria Estela Guedes, un dossier dedicado al surrealismo. Ahora, hay que subrayar que todo esto es una consecuencia de la aventura editorial de Agulha, y de la organización de la Banda Hispánica, junto al Jornal de Poesia, creado y dirigido por Soares Feitosa.
.
AAF En el caso de los poetas que participan de las antologías que organizas, ¿qué criterios usas para elegir los nombres?

FM Hay un criterio por encima de cualquier otro, que es la calidad. Luego, otros criterios son determinantes, de acuerdo con la naturaleza del proyecto. A veces tenemos que atenernos a aspectos cronológicos, nacionales, generacionales etc. Para la antología de Huerga & Fierro, de Madrid, por ejemplo, definimos que deberían ser autores nacidos a partir de 1950, pues la editorial estaba interesada en divulgar nuevos poetas brasileños.

AAF Hay también una antología poética de Carlos Drummond de Andrade, con un largo ensayo tuyo, además de las notas y la cronología…?

FM Éste es un volumen que integra la tradicional y valiosa colección principal de autores hispanoamericanos de la Biblioteca Ayacucho, de Caracas. El caso de Drummond tiene algo de especial, por tratarse del primer volumen bilingüe que allí se edita. Al revés de la ausencia total de grandes escritores venezolanos en nuestro mercado editorial, gracias a la Fundación Ayacucho son varios los brasileños con obras publicadas en el país vecino. Rápidamente menciono algunos: Gilberto Freyre, Lima Barreto, Maria de Andrade, Euclides da Cunha, Silvio Romero, Sérgio Buarque de Holanda, Antonio Cândido, Jorge Amado, Darcy Ribeiro, Lúcio Cardoso. Se trata siempre de obras bien cuidadas, precedidas de sustanciosos estudios críticos.

AAF En el caso particular de Venezuela –pero esto vale también en relación con otros países–, ¿qué dificulta la reciprocidad?

FM Falta de atención o incluso presunción de nuestros escritores en relación con los valores de esa literatura; ceguera de la crítica y del mercado editorial; pero, sobre todo, nuestro brutal provincianismo que nos deja a merced de lo peor del mercado estadounidense y europeo. Claro que nada de eso tiene que ver con el idioma, como fácilmente se observa, pues aquí estamos hablando de traducciones. Si fuese un problema de idioma, tendríamos una íntima relación con la literatura portuguesa, que de hecho no tenemos. Ahora mismo, la entrada de autores portugueses en el Brasil no es fruto de nuestro interés por esa literatura, sino de una oportunidad financiera creada por el Ministerio de Cultura de Portugal. Si Venezuela aplicara un mecanismo similar, pronto tendríamos aquí a sus poetas, voces tan esenciales como las de José Antonio Ramos Sucre, Vicente Gerbasi, Juan Sánchez Peláez, Eugenio Montejo, entre otros.

AAF ¿Y tú qué estás haciendo por la publicación en el Brasil de poetas extranjeros?

FM Aquí la situación tiene dos aspectos complementarios. Uno es el trabajo como traductor y otro el de organizador. Dentro de la colección "Ponte Velha", de Escrituras Editora, vengo organizando una serie de libros de autores portugueses. A fines de 2006 salieron antologías de las obras de Isabel Meyrelles, Armando Silva Carvalho, Nicolau Saião y João Barrento. Para este año la editorial me encargó la preparación de siete nuevos títulos. También la misma editorial publica ahora el libro Expírito, del mejicano Ruben Mejía Valdés. La publicación de autores hispanoamericanos, de una manera general, que es mi área de actuación, es siempre más difícil, por la falta de interés de nuestro mercado. Pero asimismo, poco a poco se vencen obstáculos. Junto con la poeta Lucila Nogueira, por ejemplo, estoy preparando ahora dos grandes antologías panorámicas de la lírica venezolana y de la colombiana.

AAF Háblame de tu trabajo traducción. ¿Por qué tu preferencia por autores hispanoamericanos? ¿Cómo ocurrió la aproximación a esos poetas y escritores?
FM La traducción es un trabajo complementario de la investigación y de la edición. No soy un traductor profesional. Pero recientemente traduje una antología poética del venezolano Juan Calzadilla (Letras Contemporáneas, Santa Catarina, 2005), y en abril sale, por la también catarinense Edições Nephelibata, uma 2ª edición de A nona geração, volumen de cuentos del costarricense Alfonso Peña. Preparo ahora el 2° volumen de O começo da busca, cuyo volumen inicial publicó Escrituras en 2001. Este volumen complementario ha sido ampliado, incluyendo poetas surrealistas de todo el continente. Para ello, conté con la participación de Éclair Antonio Almeida Filho, en las traducciones del inglés y del francés. Este libro se suma a una l2ª edición de Un nuevo continente, abarcadora antología del surrealismo en todo el continente, que se apresta a editar Monte Ávila Editores, de Venezuela. En rigor, debo mencionar que tanto Almeida Filho como la argentina Marta Spagnuolo, han sido colaboradores valiosos en este trabajo de traducción, lo que ha permitido una más amplia circulación de textos y autores. Gracias a Almeida Filho, por ejemplo, hemos publicado recientemente en Agulha autores de Canadá y Estados Unidos. Mi interés por la literatura hispanoamericana ya lleva más de 25 años y basicamente se funda en la necesidad de que nuestro país despierte a la fundación de un diálogo continental.

AAF ¿Y cómo imaginas ese diálogo continental? ¿Qué debería hacerse?

FM Crear canales de intercambio, que van desde el aprendizaje mutuo de los dos idiomas, a la reducción al mínimo posible de los impuestos por transmisión de bienes culturales; tarifas postales que no se diferencien de las nacionales; programas de estímulo editorial; incluir la presencia de escritores de esos países en eventos brasileños (como ya se hace en algunos casos, como Cuiabá y Recife), etc. Pero no hay que esperar eso solamente de los gobiernos. Los propios escritores deberían tomar conciencia de la importancia de este fortalecimiento de los lazos culturales en nuestro continente. Ésta es una función urgente que todos deberían cumplir. No será sólo a través de acuerdos económicos que América Latina alcanzará una posición estratégica en el ámbito global. Pero es evidente que el asunto requiere más que tener en cuenta estos pocos tópicos que yo señalo aquí.
.
AAF Y en relación con tu poesía, ¿qué va a salir este año aquí en el Brasil y en el exterior?

FM A fines del año pasado Ediciones Alforja, de México, publicó un libro mío titulado Tres estudios para un amor loco. Y en estos momentos Ediciones El Perro y la Rana, la nueva casa editorial ligada al Ministerio de Cultura de Venezuela, prepara la edición de un volumen extenso titulado Teatro Imposible. En el Brasil, el artista plástico Hélio Rôla y yo planeamos publicar un libro de poemas y acuarelas. Todavía es temprano para adelantar detalles editoriales, pero, con certeza, saldrá este año.

AAF ¿Qué puedes decir sobre tus dos libros Tres estudios para un amor loco y Teatro imposible?

FM El año pasado recibí sendas invitaciones, por parte de editores de México y de Venezuela, para preparar una antología personal. Como no tenía sentido preparar un mismo libro para los dos países, y como no me agrada mucho la idea de una antología convencional, mera reunión de textos que resultan dispersos, opté por recuperar poemas de algunos de mis libros, otros publicados en periódicos y agregar nuevos escritos, dando al conjunto identidad y estructura propias. Teatro imposible es el resultado de una lectura de mi poética situada en un ambiente más dramático, dentro de una vertiente teatral que busco cada vez más intensamente. Éste es el libro que se publica ahora en Caracas, en traducción de Marta Spagnuolo. Tres estudios para un amor loco (Alforja, México, 2006) es un capítulo de este Teatro Imposible. La otra antología a la que me referí, Fuego en las cartas, será publicada también en México, recién en el segundo semestre de este año, en traducción de Blanca Luz Pulido.
.
AAF La literatura, en especial la brasileña, incluyendo principalmente la poesía, ¿merece tanto trabajo?

FM Nuestro acervo literario es muy rico, a pesar del vertiginoso empobrecimiento de las últimas décadas. Este empobrecimiento es, en gran parte, consecuencia de la equivocación de metas del mercado editorial, pero también se da por causa de cierto aislamiento nuestro, la ausencia de diálogo con otras literaturas, la ausencia de políticas culturales, etc. Es verdad que, no raramente, llega a ser lastimoso el grado de ignorancia literaria –ni hablar de un plano cultural más abarcador, pues entonces sería el caos– de muchos escritores o al menos así considerados. Hay una pobreza incluso en el dominio técnico de su material de trabajo. Pero no debemos confundir las cosas y renunciar a toda una sustancial tradición literaria en nombre de sus decadencias temporarias, por frecuentes que éstas sean. Al contrario, hay que llamar la atención, señalar los errores, denunciar a los impostores, para que así podamos respirar un aire un poco más humano en el ambiente literario.

AAF Te considero un agitador, un agitador cultural…

FM Yo creo que sí [risas]. Es preciso proveerse de mucho humor y de una gran dosis de provocación. Afinar los instrumentos de trabajo y no cesar de producir. Es extremadamente valioso poder contar –y aquí menciono sólo a los brasileños- con la complicidad de nombres como Soares Feitosa, Claudio Willer, Éclair Antonio Almeida Filho, Hélio Rôla, a los cuales se van sumando otros, Jacob Klintowitz, Marco Lucchesi, Lucila Nogueira, siempre en expansión y sin perder el sentido crítico, o sea, sin convertirnos en una capillita.
[Fortaleza, febrero de 2007]
---
Ir a la portada de Vetas Digital:

BloGalaxia